Los piratas informáticos apuntan cada vez más a explotar las vulnerabilidades de los sistemas de las empresas para obtener acceso a información confidencial.